La importancia de la topografía en obra civil

La topografía es la técnica que permite medir directa o indirectamente la representación gráfica del terreno. Se trata del punto de partida de proyectos que requieren información sobre la dimensión, posición o forma del terreno sobre el que se va a realizar la obra.  En lo que se refiere a ingeniería civil, los trabajos topográficos son fundamentales en las diferentes fases: antes, durante y después de la construcción de edificios, carreteras, puentes o canales.

Gracias a la topografía arquitectos, ingenieros y los diferentes profesionales implicados en el proyecto pueden conocer las necesidades técnicas requeridas. Así, los topógrafos se involucran en las diferentes fases, verifican la construcción y modificación de las estructuras y, una vez que finalizan los trabajos, tienen la última palabra para asegurar que la construcción corresponde exactamente con los planos originales.

La topografía es fundamental en la ejecución de la obra y debe realizarse con tres premisas fundamentales:

  • Responsabilidad: la obra se ejecutará en función a las referencias marcadas en topografía. Por eso, una medición errónea puede dar lugar a un trabajo erróneo y, por consecuencia, los problemas que ello conlleva.
  • Velocidad: si retrasamos la ejecución de los trabajos topográficos también estaremos retrasando la siguiente fase como, por ejemplo, la de construcción.
  • Sencillez: las marcas se deben delimitar y establecer de una manera sencilla para que éstas puedan ser comprendidas por todos los profesionales implicados.

Cuando hablamos de la construcción de un edificio podemos diferencias tres fases de levantamientos en los que la topografía juega un papel esencial:

  • Preliminares: son los que nutrirán al arquitecto de la información necesaria en lo referente a la topografía general del terreno, a las calles, aceras y pavimentos, así como servicios públicos de agua potable, gas o electricidad.
  • De construcción: replanteos de ejes de obras, niveles de referencia, etc.
  • De posición: son los que se realizan una vez que se termina la construcción del edificio y que delimitarán si los trabajos se han llevado a cabo correctamente.

Los comentarios están cerrados.