¡El equipo Stadium Casablanca – Almozara 2000 volverá!

Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa. Son esas horas de interminables entrenos, esos duros últimos kilómetros de apretar los dientes y esos sacrificios personales, los que luego nos acercan a las victorias y a los grandes resultados que tanto anhelamos. Surgen ocasiones en las que el propósito que nos marcamos, no podemos alcanzarlo en determinado momento, pero lo que nos hace verdaderamente grandes, es la energía que ponemos en volver a intentarlo. Puede que este año, por mucho ahínco y  dedicación que hemos demostrado, no se haya visto reflejado al final en los resultados obtenidos, pero lo que sí tenemos claro, es que volveremos, volveremos a codearnos con los mejores…y volveremos a celebrar un nuevo doble ascenso de este gran equipo.

Hasta caer rendido por el esfuerzo, para que luego no se diga que no lo hemos dado todo. Así acabó Marcos Burdaspar en Águilas, municipio que sin duda no es sinónimo de fortuna para nuestro equipo, que ayer sintió como se le escapaba lo más alto por los pelos. Nos quedábamos con la miel en los labios, tras un año más siendo líderes indiscutibles en Aragón, y a la vez con la oportunidad de disfrutar en lo más alto del triatlón nacional. Por otro lado, no podemos sentirnos decepcionados con el hecho de que las féminas no hayan podido ascender a primera, sino más bien todo lo contrario. Debemos mostrarnos orgullosos de que al año siguiente de haber ascendido de la categoría de plata, nos permitamos no solo la licencia de soñar con lo más alto, sino con la capacidad de estar en ella.

El desenlace, en la opinión de un humilde escritor, lo de menos, ya que como dijo Mahatma Gandhi y trasladé a la primera frase, nuestra recompensa, fue el esfuerzo. A las 9 de la mañana sonaba el disparo de salida de la Segunda División femenina del Campeonato de España por clubes, última etapa puntuable a disputar de esta emocionante Liga. Ana Revilla llevaba el  timón de nuestro equipo verdiblanco  finalizando la 18ª pocos segundos antes de Araceli López (19ª) y Marta Pintanel (22ª). Por detrás, María Vicente de Vera paraba el crono en 46ª posición y Elena Cano la 54ª. Paula García, Carmen Bueno y Claudia Tejero, no entraban en un ajustado tiempo de corte, lo que nos privaba de unos importantes puntos para la clasificación. Al final, las chicas del Stadium Casablanca terminaban las novenas de la prueba, y también las novenas en el tablero de la Liga de Clubes, en la cual sólo ascendían las cinco primeras escuadras.

Unas horas después, se colgaban las bicicletas de los chicos en los boxes. Disparo y a nadar. Daba comienzo así la Primera División Nacional con 150 deportistas peleando en los 750 metros de natación, 20 rápidos kilómetros de ciclismo, y 5 finales a pie. Zorrilla cruzaba el primero del Casablanca en un tiempo de 1h:01:11 en 27ª posición. Seguidamente, Juan Millán llegaba el 40º, Sumnifredo Barroso el 57º, Juan Mina el 68º, Aitor Abadías 73º, Javier Álvarez 103º, Jesús Casasnovas 106º y Javier Magallón 118º. Así mismo, es determinante que la suerte no te juegue una mala pasada y desgraciadamente, Adrián Rodríguez pinchó en el segundo segmento dejando a nuestro equipo con 9 luchadores, mientras que Marcos Burdaspar acaba en una ambulancia reflejo de la dureza de nuestro extenuante deporte. En el balance definitivo, Almozara 2000 firmaba la novena posición del campeonato, terminando los undécimos en el casillero global que nos sentenciaba a un pesaroso descenso ya que solo se salvaban los diez primeros.

No debemos ver en esta “decepción”, una excusa para caer rendidos. Comienza la cuenta atrás para un nuevo reto que superar, con la ilusión y el buen rollo que caracteriza a nuestra pequeña gran familia verde. Fuimos los Tom Doumolin de la Liga de clubes. Lo soñamos, lo tuvimos cerca, pero se nos escapó en la última pedalada… y es esa pedalada que nos faltó la que nos hará volver a unos, y continuar escalando hasta lo más alto a otras.

“¿Quién me iba a decir que un descenso me iba a hacer sentir tan orgulloso de este equipo?” escribía de regreso a Zaragoza el delegado deportivo del equipo, porque sin lugar a dudas, la palabra principal es orgullo.

Simplemente y para terminar, ¡Aúpa Stadium!, y sobre todo ¡¡Volveremos!!

Fuente: https://www.stadiumcasablanca.com/repositorionoticias/8365?back=209

Related Posts