Claves y recomendaciones para construir tu propia casa

La elección de una vivienda es una de las decisiones más importantes. Cómo y dónde la queremos son algunos de los puntos que debemos tener claros antes de empezar nuestra búsqueda pero, a ello, desde hace unos años, también se suma la pregunta de: ¿me construyo mi propia casa?.

La autopromoción es una opción en alza desde la llegada de la crisis económica en nuestro país. Y es que según datos del Ministerio de Fomento, la mitad de las viviendas que se construyen en España no tienen detrás a ningún promotor privado sino que son los propios particulares, las comunidades de propietarios o las cooperativas los que asumen el rol de promotores. La autopromoción puede suponer un ahorro de entre el 15% y el 20%.

Así las cosas, si eres de los que no se conforma con un producto estándar y sueñas con construir tu propia casa, te desbordarán dudas como: por dónde empezar, qué trámites debo hacer, cuál es mi presupuesto, a quién debo contratar, etc. Por eso, hoy queremos dar respuesta a algunas de tus preguntas para que sea más fácil llevar a buen puerto la idea de la autopromoción.

  • Terreno: si no contamos con el solar en el que vamos a edificar, buscar el terreno será nuestro primer paso. Teniendo en cuenta las preferencias de cada uno, lo único que podemos recomendar al respecto es que sea suelo urbano consolidado. Esto quiere decir que esté incluido en el Plan General de Ordenación Urbana, que sea apto para la construcción de una vivienda y que cuente con servicios como agua, electricidad o saneamiento, entre otros.

Una vez que has elegido el terreno idóneo para construir tu vivienda, toca hacer frente a la parte de estudios técnicos, contratación de arquitecto, proyecto así como la ejecución de la propia obra. Fases en las que Construcciones Almozara te puede ayudar y asesorar en todo lo que necesites.

  • Estudios técnicos: una vez que has escogido el terreno debes realizar un estudio topográfico y geotécnico del mismo. Con ello, podrás conocer la geometría de la parcela así como los elementos que contiene y que podrían ser condicionantes en el proyecto.
  • Contratación arquitecto: una vez que dispones del estudio topográfico y geotécnico debes contratar a un arquitecto al que le traslades tu presupuesto y cómo te gustaría hacer la casa. De esta forma, el arquitecto se encargará de diseñar y programar la ejecución de las obras de tu futura vivienda. Deberás transmitirle el tamaño, el estilo, los materiales, el número de habitaciones, los acabados, etc. También tendrá en cuenta la orientación, ventilación, sistemas de edificación, confort térmico y acústico, la cubierta, entre otros muchos aspectos.
  • Proyecto: el arquitecto redactará el proyecto con el que podrás solicitar la licencia de obras. Es importante contar con el proyecto básico y el de ejecución.
  • Obra: durante la obra el arquitecto se encargará de la dirección de la misma en aspectos técnicos, medioambientales, estéticos y urbanísticos. Además, deberás contratar un aparejador o arquitecto técnico que será el director de la ejecución de la misma y responsable de la calidad y seguridad durante la edificación. También te aconsejamos que te rodees de un buen contratista para que se encargue de solicitar presupuestos y condiciones a los diferentes gremios así como de su contratación y control durante la ejecución de los trabajos.

A continuación, y una vez que la obra y construcción ha finalizado, quedan las últimas gestiones previas antes de que puedas empezar a vivir en tu futuro hogar.

  • Primera ocupación: una vez construida la casa, el aparejador y el arquitecto firma el certificado de fin de obra con el que solicitarás la licencia de primera ocupación en el ayuntamiento correspondiente.
  • Financiación: en cuanto a la financiación, algunas de las opciones son los fondos propios, hipotecar otra propiedad o el propio solar (si ya lo has adquirido), y pedir un préstamo autopromotor.

Una vez finalizada la obra serás consciente del proceso de aprendizaje que supone convertirse en autopromotor. No esperes más y comienza a esbozar en un folio todas las ideas que tienes en la cabeza, valora opciones y decide cuál puede ser la mejor.

Noticias relacionadas