Daños simples y daños estructurales: ¿Cómo distinguirlos?

Septiembre trajo consigo una serie sísmica muy activa en la provincia de Granada, que llegó a sufrir hasta un total de 7 terremotos a lo largo del mes. Este riesgo (considerado aún de baja intensidad) al que está expuesta la comunidad autónoma de Andalucía, plantea la pregunta ¿estarían preparados para un terremoto de mayor magnitud?

Los terremotos someten a los edificios a distintas fuerzas para las cuales no siempre estás preparados, llegando a causar daños estructurales y daños no estructurales. En ambos casos, muy peligrosos para los inquilinos. Los daños estructurales afectan al esqueleto del inmueble y pueden llegar a ser causantes de derrumbes parciales o totales. Por el contrario, los daños no estructurales, podrían llegar a ocasionar la caída de ciertos materiales del edificio.

Como ocurría hace pocas semanas en Granada, los sismos suelen ir acompañados de réplicas y, aunque la magnitud de estas casi siempre es menor, las estructuras y materiales de los edificios ya deteriorados, se vuelven aún más inestables. Es por ello por lo que resulta fundamental llevar a cabo una revisión exhaustiva de la edificación.

Revisión externa de la edificación

La revisión debe iniciarse por la parte externa del edificio, presentando especial atención a posibles hundimientos, inclinaciones, grietas grandes en el terreno o desplazamientos de suelo.

Revisión interna de la edificación

Una vez llevada a cabo la revisión externa del edificio y comprobado que inclinación del mismo no se ha visto afectada, se debe proceder a la revisión interna. Es fundamental saber que en el edificio conviven elementos diseñados para soportar el peso de las estructuras y que otros solo cumplen una finalidad de aislamiento o separación estética. Los elementos estructurales que bajo ningún concepto deben estar alterados tras un sismo son: muros, losas, columnas y vigas de hormigón armado. Si estos elementos estuvieran afectados, la vivienda no se encontraría en una situación segura.

Ante cualquier señal de daño en la vivienda es conveniente contactar con un profesional que revise debidamente el inmueble, de esta manera, no habrá nadie expuesto a riesgos innecesarios.

Para solicitar información, puedes ponerte en contacto con nuestras oficinas a través del teléfono 976 432 400 o a través de nuestro mailalmozara2000@almozara2000.com

 

Noticias relacionadas