¿Cómo interpretar un plano de obra?

Si no eres arquitecto o constructor, probablemente te resulte complicado entender los planos de construcción de tu nueva vivienda. A menos que estés familiarizado con los códigos que se presentan en el mismo, no podrás hacerte a la idea de lo que quieren decir los planos de tu futura casa.

Historia

¿Sabes cómo denominan en los países de habla inglesa a los planos de construcción? Los llaman “construction drawings” y también “blueprints”, curiosamente, porque hace muchos años se realizaban en un vistoso color azul. Louis Alphonse Poitevin, investigador y fotógrafo francés, descubrió una sustancia llamada “galato de hierro” en 1861 que, al ser aplicada sobre el papel se volvía azul cuando era expuesta al sol. Sin darse cuenta, estaba creando la primera máquina fotocopiadora de la historia. Esta técnica fue utilizada por los arquitectos durante años, pero con el tiempo, el método de crear copias de dibujos se remplazó por tecnologías más innovadoras.

Planos de obra: Introducción

Los planos de obra aportan al contratista todo lo que necesita saber para acometer correctamente la obra. Estos planos no solo reflejan el aspecto general del edificio, sino también su estructura, las especificaciones eléctricas y de plomería, los materiales y los acabados, entre otras muchas cosas.

El plano de una vivienda no guarda mucha semejanza con el aspecto real de un edificio. Está lleno de símbolos estandarizados que representan las distintas partes de la casa. Cuando un arquitecto o constructor observa los planos, le basta ver estos símbolos para entender donde van las puertas, las ventanas, las paredes o los enchufes, es decir, entenderá la distribución de la casa con solo un vistazo.

Símbolos y escalas

Como es lógico, los planos están dibujados siempre a escala. Multiplicando las longitudes de las líneas que refleja el plano, por un número previamente determinado, se obtienen las medidas reales. La escala más utilizada en los planos de construcción suele ser 1:200, es decir, 1 centímetro equivale a 200 centímetros de la vivienda real. Por otro lado, las características de la casa se representan en símbolos estandarizados. En el caso de las puertas, por ejemplo, existen nueve símbolos comunes que representan diferentes tipos (balanceo, doblez, acordeón, francés…), aunque otros elementos como las ventanas o enchufes, también cuentan con los suyos, ¡resulta útil reconocer los símbolos de estos últimos, al menos!

 

 

 

 

Related Posts